Aires de cambio en las tendencias de América Latina

VIA ENDI

Si usted piensa que el mundo corre muy a prisa y que los cambios se suscitan en un pestañear, prepárese pues en los próximos 10 años la globalización será muy distinta a como la conoce hoy, y en tres décadas la predominancia económica estará en manos de India y China.

Así lo revelaron los consultores Andrés Cadena y Julio Giraut, de la firma de consultoría McKinsey & Company, durante su visita a Puerto Rico la pasada semana con motivo de la reunión del Consejo Empresarial de América Latina (CEAL), capítulo de Puerto Rico. En dicha reunión, Cadena y Giraut presentaron las tendencias que ya se observan en el mundo y cómo estas impactarán en particular a América Latina.

Negocios entrevistó a los consultores previo al encuentro con CEAL Puerto Rico. Su presentación se concentró en cuatro tendencias principales: la globalización, el envejecimiento poblacional, la era digital y la interconectividad.

Como paréntesis, Cadena, quien es colombiano y socio de McKinsey para América Latina, mencionó que su compañía hizo una introspección, ya que presagiaba que si continuaba concentrada en la planificación estratégica, dado a las tendencias ya mencionadas, la firma dejaría de existir. Como resultado de su análisis, McKinsey diversificó sus ofrecimientos. Para ese entonces, el 80% de sus ingresos provenía de la planificación estratégica, mientras que hoy es solo el 20%. El resto se concentra en la implementación de estrategias y de inversiones en compañías innovadoras.

Explicó que el análisis sobre las tendencias de McKinsey incluyó los pasados 2,000 años. “Hasta los 1800 las dos potencias eran India y China. Pero llegó la revolución industrial y con las máquinas aumentó la productividad, los jóvenes entraron a la fuerza laboral y cambió el estilo de vida y de trabajo de la gente”, dijo Cadena. India y China no cambiaron su modelo y se quedaron atrás.

La gente emigró del campo a la ciudad, aumentó el costo de vida, y la mujer trabajaba fuera, lo que tuvo implicaciones en el crecimiento poblacional. A largo plazo la población comenzó a envejecer debido a un descenso en la natalidad. “Como resultado, para el año 2000 había 11 personas trabajando por cada jubilado y se estima que para el 2025 habrá siete por cada jubilado y para el 2050, tres”, manifestó Cadena.

Aseveró que habrá un rebalanceo mundial, pues las economías de India y China volverán a dominar al mundo a mediados de este siglo.

La era digital ha afectado también a todos los componentes de la economía, particularmente a los sectores de los medios, finanzas y manufactura. “Las máquinas ya no desplazan a los animales, sino al ser humano. La pregunta que nos hacemos antes estos retos es: ¿Qué debe o puede hacer el ser humano?”, cuestionó Cadena.

La respuesta está en las universidades que tienen que adaptarse a esa realidad y las empresas readiestrar al personal.

Por último, la interconectividad y la globalización han llegado a tal punto que el conocimiento y el talento se comparten a través del planeta. Mientras, el diseño, tema poco tocado y valorado en los ámbitos de negocio, es y será una de las herramientas cruciales para competir efectivamente, sostuvo Giraut, venezolano que dirige la operación de McKinsey en Centroamérica y el Caribe, con sede en Panamá.

Por su parte, Efrén Pagán, presidente de CEAL Puerto Rico, expresó que estos cambios podrían impactar positivamente a la isla, en la medida de que su población esté informada y actúe con agilidad para adaptarse a ellos.

Los consultores de McKinsey reconocieron que los problemas de Puerto Rico son distintos a los de América Latina, por lo que las soluciones deberán ser distintas. Aunque en ambos el reto es cómo hacer crecer la economía.

Por ejemplo, Puerto Rico es uno de los países más urbanizados del planeta, mucho más que América Latina e incluso que Estados Unidos, según el Banco Mundial. Generalmente, cuando la gente se mueve del campo a la ciudad, se emplea en fábricas, y por ende aumenta la productividad del país.

Pero, en el caso de Puerto Rico, el problema es distinto, hay más gente saliendo que entrando en la fuerza laboral y la participación laboral lleva años rondando apenas el 40%; esto unido al problema del envejecimiento, que aunque no único del país, agrava la situación.

En el caso de América Latina, cuentan con la gente, y en lo que tienen que enfatizar es en aumentar la productividad, es decir, que el sector privado invierta en más maquinaria y tecnología eficiente.

Sobre el envejecimiento de la población, Cadena indicó que el gobierno debe evaluar varias políticas laborales y de seguridad social. “Puerto Rico tiene que hacer un análisis de dónde están las horas trabajadas disponibles para encontrar áreas de oportunidad”.

Entre las evaluaciones, mencionó el cómo hacer que la gente que no produce entre en la fuerza laboral, así como el reformar las políticas pensionales.

“Para mover la economía, no solo hace falta un flujo de inversión y comercio, sino también conocimiento y personas. Eso es importante”, manifestó Cadena.

Add Comment

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this