Almuerzo con el gobernador Ricardo Rosselló y Elías Sánchez

El pago de la deuda y como el Gobierno podría salvaguardar su delicado balance entre promover del desarrollo económico, pagarle a los bonistas, y reducir los gastos gubernamentales sin afectar los servicios esenciales que ofrece fueron los temas discutidos por el gobernador Ricardo Rosselló y Elías Sánchez, representante del Gobierno ante la Junta de Control Fiscal durante nuestra reunión del 18 de abril.

El gobernador Rosselló indicó que los bonistas habían rechazado las ofertas del Gobierno. Ante este impase, se les propuso que prepararan una. Al momento, el Gobernador indicó no la han recibido. “La bola está en la cancha de los bonistas”, se expresaba el Gobernador. Sin embargo, al preguntársele como se tratarían a los bonistas de Puerto Rico, su contestación fue algo evasiva. “Todo está sobre la mesa”, respondió.

Otro tema discutido fue la posible alza en las tazas de contribución sobre la propiedad. Esta situación se agravó debido a la falta de liquidez del Banco Gubernamental quien le proveía préstamos a los Municipios, muchos de los cuales se vertían en pérdidas para el Banco. “El Plan Fiscal no contempla aumentos”, indicó Rosselló. “La merma en ingresos para los municipios se trabajará mediante otros mecanismos, tales como las revisiones de las exenciones otorgadas, las mejoras a la propiedad que no han sido registradas e incorporar el 49% de las propiedades identificadas por el CRIM que actualmente no pagan impuestos. Una vez implementadas estas normas, se espera obtener un ingreso de $600m a $1B”, añadía el Gobernador.

Con relación a la Ley #154 que somete a las compañías foráneas a un impuesto del 4% y que representa una porción significativa de los ingresos del Gobierno, Rosselló señaló que se extenderá por 10 años adicionales. Otra medida de su Administración incluye el cierre de oficinas en el exterior debido que no cumplen con los retornos de inversión para el Gobierno. Considera que el sector turístico está subutilizado y podría optimizarse para así estar a la par con nuestros competidores regionales y que habrá ahorros de alrededor de $500M en Salud al abrir las propuestas a la libre competencia y eliminar el virtual monopolio que tienen actualmente las compañías aseguradoras. Las APP es otra iniciativa que promoverá el Gobierno, aunque solo contribuiría el 10% del total de las inversiones que se requieren para incrementar la economía. Sin embargo, se requerirá la participación de inversionistas locales.

“El sector privado depende demasiado del Gobierno”, concluía Sánchez. Es irónico, por otro lado, que decisiones nefastas de previas administraciones hayan sido capaces de perjudicar a este sector.

“Puerto Rico se ha enfrentado a crisis similares en el pasado y las sobrepasó”, comentaba Miguel Ferrer. “Sin embargo, para ese entonces, la administración de Muñoz Marín, bajo la consigna de PRIDCO y Teodoro Moscoso, contrataron la mejor firma de relaciones públicas de la nación.

 

Ellos se encargaron de presentar, en todos los medios noticiosos, las oportunidades de negocios que había en Puerto Rico. Pero no pararon allí, llamaron a los inversionistas más promitentes y los invitaron a venir a la Isla. Uno de estos fueron los Rockefeller, quienes invirtieron en los icónicos Dorado Beach, Cerromar, Chase Manhattan Bank y Eastern Airlines. ¿No deberíamos emprendernos en tácticas similares?” se preguntaba Ferrer. La información que nos brindaron Rosselló y Sánchez señala que esa no será la táctica a seguir.

En resumen, CEAL, al considerar que esta crisis requiere que trabajemos unidos, se dispone a colaborar mamo a mano con el Gobierno y el sector privado. CEAL recomendó ayudar a las empresas que deseen exportar sus productos y/o servicios dado el hecho que las oficinas gubernamentales del exterior se van a cerrar. Ha presentado alternativas y recomendaciones para actuar de enlace entre empresarios locales interesados en explorar posibilidades para expandir sus negocios en los mercados latinoamericanos y los capítulos que tenemos a través de estos países. Pensamos que nuestros contractos podrían ser instrumentales en el éxito de estas iniciativas. También se recomendó evaluar la posibilidad de usar los “swaps” para los bonistas locales.

Unidos, podremos lograr que Puerto Rico recupere su estandarte, tanto en el Caribe como en el Hemisferio. Ponemos a la disposición de los sectores públicos y privados nuestros innumerables recursos para hacer que este sueño se convierta en realidad.

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this